Tras tu paso por la carballeira (robledal) de Alto do Vento llegarás al Bosque del Peregrino, un emplazamiento que cuenta con un mirador de madera rodeado de una pequeña plantación de frondosas autóctonas, que ofrece una panorámica del valle de la Maía que permite comprender las principales características del paisaje rural gallego; y el papel que juegan el valle, la aldea y la parroquia en su configuración, históricamente y aun hoy en día.

Para PEFC, los paisajes son espacios que, por sus valores singulares, estéticos, culturales o bien por la relación harmoniosa entre el hombre y el medio natural, deben ser considerados en la gestión forestal. 

¿Qué saber?
Toponimia & Monte
Otros puntos de interes
El papel de PEFC
Volver al mapa

¿Qué saber?

El paisaje es una construcción histórica fruto de la interacción entre la naturaleza y el ser humano. Por eso, el paisaje se encuentra en constante transformación; no es una realidad estática. Y también por eso, comprender el paisaje permite acercarse a las comunidades que la habitan.

Hasta la Edad del Hierro, las comunidades ocupaban las partes altas de las sierras, por ser estas las más óptimas para la supervivencia de sociedades basadas en la caza y en la recolección de alimentos, así como para aquellas que empezaban ya a trabajar la tierra pero con herramientas muy básicas. Son los galaicos (o castreños) los que comienzan a descender hacia las tierras bajas, apoyándose en el perfeccionamiento de las herramientas agrícolas y consolidando la agricultura como forma de vida. Ese descenso paulatino va a continuar a lo largo de los siglos, convirtiendo al valle en el eje de la organización territorial gallega.

Habitar el territorio implica siempre una cierta intervención sobre este. Sin embargo, será a partir de la llegada de los romanos cuando se intervenga de forma más activa en él, creando paisajes construidos por bancales, caminos, canales de riego…que domestican el paisaje. Comienza así el relevo de lo natural por un medio artificializado, que va en incremento con el paso de los siglos.

Desde el mirador de Ventosa o Bosque del Peregrino, estás viendo el Valle de la Maía. Los núcleos de población se localizan en la parte baja, donde también se sitúan las zonas de cultivo y pasto, pues allí se encuentran los suelos más ricos y húmedos; las laderas se dedican al aprovechamiento forestal, pues son más difíciles de trabajar por la pendiente; y en las tierras altas se encuentra la vegetación que se adapta a suelos más pobres. La ocupación del territorio está condicionada, por lo tanto, por las características de los distintos pisos ecológicos.

Desde el mirador puedes reconocer también otras características del poblamiento en Galicia. Observarás que las casas se extienden por todo el valle. En Galicia, la densidad de ocupación del territorio es elevadísima; de hecho, la mitad de los núcleos de población de España se localizan aquí.

Repararás también en que es complejo determinar si se trata de un único núcleo de población o de varios muy próximos. En el rural gallego, las casas se agrupan en pequeños núcleos llamados aldeas (a veces, incluso en unidades más pequeñas, como lugares o casales), que pueden estar cerca o lejanas entre sí, siendo muy variadas las formas de transición entre unas y otras. Pero en todo caso, las aldeas siempre están comunicadas a través de multitud de caminos y vinculadas por relaciones inmateriales, como fiestas o trabajos comunitarios de mantenimiento de bienes comunes. A su vez, las aldeas se agrupan en parroquias; un concepto vinculado al cristianismo que alude al territorio que está bajo la dirección espiritual de un párroco, pero que es heredera de formas de organización colectiva anteriores, por lo que siendo el valle el elemento en torno al cual se organiza la vida, es lógico que los lindes de las parroquias coincidan con los entornos de estos.

La parroquia es la unidad administrativa básica y la agrupación de varias configura un ayuntamiento; varios ayuntamientos constituyen una provincia, siendo las cuatro provincias gallegas A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra. Sin embargo, es la aldea o la parroquia a que define la identidad en el rural gallego.

La urbanización inmediata al mirador nos lleva a hablar también de un fenómeno habitual en la actualidad. Desde la segunda mitad del s. XX se está produciendo un éxodo de población hacia núcleos urbanos que deriva en un progresivo abandono del medio rural y del sistema campo- pastoril-silvícola que lo sustentaba tradicionalmente. Muchos de los que se van, mantienen su vivienda pero solo para ocuparla en períodos vacacionales. Entre los que quedan, algunos siguen dedicándose al sector primario, en otros casos, el aprovechamiento agrícola y forestal va perdiendo peso y se complementa con otras actividades como el turismo rural. Sin embargo, cada vez son más las personas que trabajan en otros sectores en las villas o ciudades pero viven en las aldeas, bien porque nacieron allí y mantienen su vivienda, bien porque no siendo natales, buscan mejorar en el rural su calidad de vida. Este fenómeno es mucho más acusado en los ayuntamientos limítrofes a las grandes ciudades.

Toponimia & Monte

¡Presta atención a la toponimia! 

Los topónimos son los nombres con los que identificamos los distintos espacios del territorio. Habitualmente, aluden a alguna característica especial de la zona o a la construcción más significativa que allí se localiza, al uso que se le daba a esa parte del territorio y a las especies vegetales más abundantes. Por eso, su estudio permite profundizar en nuestra historia.

El nombre de Ventosa alude a las condiciones climáticas de la zona. En tu viaje atravesarás otros núcleos que responden a esa misma lógica, y podrás observar el elevado número de lugares que a través de su nombre transmiten la importancia de los montes y del arbolado en esa localización: CASTIÑEIRO DE LOBO, CARBALLO, OUTEIRO, SUSAVILA DE CARBALLO, TRASMONTE, SALGUEIRO…

La dispersión de los núcleos de población, el reparto de la tierra en parcelas muy pequeñas (minifundismo) y la orografía irregular son algunos de los factores que explican que en Galicia se localicen más de 38.000 nombres de núcleos de población (un tercio del total de España) y más de 2.000.000 microtopónimos.

Sin embargo, el envejecimiento de la población y la transformación de los modos de vida tradicionales están poniendo en riesgo esa riqueza. Para salvaguardarla, la Xunta de Galicia ha puesto en marcha la plataforma Galicia Nomeada: introduce el nombre del núcleo de población y verás todos los topónimos documentados hasta ahora en los alrededores.

Otros puntos de Interés

Las tierras altas fueron ocupadas por las sociedades prehistóricas; cada una de ellas, con un modelo de ocupación del territorio distinto. Las tierras altas que rodean el Bosque del Peregrino están repletas de petroglifos de la Edad del Bronce. Con solo girarte y dejar el valle a tus espaldas, podrás acercarte a nuestra prehistoria a través del parque al aire libre Compostela Rupestre.

VISITA: se localiza en el monte, pero no está señalizado, así que es necesario GPS.

Fuente: Idoliforme. Colectivo a Rula.

os petroglifos son grabados hechos en la roca; en algunos casos con el objetivo de delimitar un territorio, en otros son marcas de propiedad o marcan caminos. En Galicia hay más de 3.400 petroglifos catalogados, tanto prehistóricos como de época histórica. Los prehistóricos fueron hechos con herramientas de piedra y los históricos con instrumentos metálicos por lo que los surcos son diferentes, pero no siempre es sencillo diferenciarlos. Los motivos grabados sí son distintos. En los prehistóricos se representan círculos, cazoletas, espirales o figuras antropomorfas, si siguen un estilo geométrico; armas, caballos o ciervos, si siguen un estilo naturalista. En los petroglifos históricos abundan las cruces (que cristianizan lugares paganos o marcan lindes) y las herraduras.

Los ayuntamientos de Compostela, Ames, Brión, Teo y Val do Dubra vienen de constituir el parque al aire libre Compostela Rupestre, del que forman parte muchos de los grabados que se localizan en el entorno de Ventosa. La mayor parte de ellos fueron hechos hace unos 4.000 años en la Edad del Bronce; entre ellos, el Petroglifo da Peneda Negra. Aquí puedes descargar su posición y un calco, pues la erosión de la roca y las condiciones de luz pueden condicionar su visualización.

Se localiza en ladera, mirando hacia el valle y con un buen control visual del mismo, como es característico en este tipo de petroglifos. La roca tiene unos 80m x 20m, y los grabados se concentran en la parte más plana. La gran mayoría de las representaciones son cazoletas, círculos simples, círculos con cazoletas en el interior, combinaciones circulares o semejantes, pero también hay dos figuras de animales; una de ellas, un ciervo macho de gran cornamenta.

El Papel de PEFC

Integrar el conocimiento relacionado con el paisaje en la gestión del territorio forestal.

Los paisajes son espacios que, por sus valores singulares, estéticos, culturales o bien por la relación armoniosa entre el hombre y el medio natural, deben ser considerados en la gestión forestal. 

Fomentar entre los propietarios y gestores forestales el conocimiento relacionado con la presencia de valores recreativos, paisajísticos y culturales en sus terrenos y las implicaciones que sus acciones pueden tener en su conservación, es uno de los muchos objetivos de PEFC.

Para alcanzar la certificación de un monte, el propietario o gestor forestal debe contar con una planificación, es decir, con un instrumento de gestión elaborado por ingeniero/a forestal o de montes y visado por el Colegio profesional correspondiente o aprobado por la Administración competente. En el documento de gestión se realiza una radiografía de la superficie forestal: inventario de especies, estado sanitario, la existencia o no de limitaciones de uso del monte, o afectación por alguna figura de especial protección (Espacios Naturales Protegidos, Red Natura, Áreas de Especial Interés Paisajístico, especies amenazadas, elementos patrimoniales..). Con el diagnóstico de la situación realizará una planificación idónea del territorio.

1. Compostela
Subir
3. Ponte Maceira

Iniciativa promovida por el programa “O teu Xacobeo” de la Xunta de Galicia