Los pazos son uno de los elementos más reconocibles de la identidad gallega; símbolo del poder económico, político y social. Partiendo del Pazo de Baladrón en Ponte Maceira, disfrutando de la sombra que ofrece la vegetación de ribera, el Camino de Fisterra pasa por Logrosa junto al Pazo de Albariña, y atraviesa la localidad de Negreira bajo los arcos del Pazo do Cotón. Este es solo un tramo de la Ruta de los Tres Pazos; si te animas, continúa por el paseo fluvial del río Barcala y llegarás al Área Recreativa de Covas.

Una escapada al Mirador del Cotro te permitirá observar varios espacios protegidos por la Red Natura 2000 y un paisaje espectacular.

Con PEFC, los propietarios forestales saben si su monte está incluído en un espacio protegido, o afectado por calquier otra, teniéndolo en cuenta ena su planificación.

Ruta de los Tres Pazos
Los Pazos
Mirador do Cotro
El papel de PEFC
Volver al mapa

La Ruta de los Tres Pazos

El trazado oficial del Camino de Fisterra parte del Pazo do Cotón hacia la Iglesia de San Julián de Negreira y Zas. Sin embargo, hace unos años se instaló una ruta alternativa que discurre paralela al río Barcala (afluente del río Tambre), muy cerca del pazo, y que forma parte de la Ruta de los Tres Pazos.

Esta ruta de senderismo circular de 15,5 km, coincidente en parte con tu Camino, pasa por el Pazo de Baladrón en Ponte Maceira, el Pazo de Albariña en Logrosa y el Pazo do Cotón en Negreira. Si continúas la ruta por el paseo fluvial, que también se utiliza como variante alternativa al Camino de Fisterra-Muxía, podrás identificar diferentes especies arbóreas a lo largo del río como alisos, abedules,.. Incluso podrás recoger las castañas que inundan algunos puntos del paseo, según la época del año. Párate en una de las pasarelas de madera y escucha la naturaleza, el murmullo de las hojas movidas por el viento, el movimiento de las aguas y pequeñas cascadas, el canto de los pájaros. Sin darte cuenta, llegarás al área recreativa de Covas o Refugio de Pescadores

Los Pazos

Los pazos son casas señoriales ubicadas en zonas rurales, en las que vivía el noble dueño de las tierras aledañas. Fueron construidos entre los siglos XVII y XIX, pero muchos de ellos tienen su origen en construcciones defensivas medievales, de ahí las torres, las almenas y las saeteras.

Pazo de Baladrón

Pazo de Baladrón

La parcela en la que se ubica el pazo está delimitada por un muro y en él se ubican los jardines y construcciones adjetivas; según el refrán: “palomar, capilla y ciprés, pazo es”. Más allá de ese recinto, están las tierras que trabajaban los campesinos del lugar, pagando una renta por ellas, ya sea en especie o en dinero. En la Edad Media ya existían ese tipo figuras. El foro era un contrato perpetuo o de largo plazo en el que el propietario (forista) cede a otro las tierras (foreiro) a cambio de un canon y el cumplimiento de ciertas condiciones, reteniendo para sí el dominio directo sobre las tierras pero cediendo el dominio útil. En 1926, se extinguieron este tipo de contratos por ley, debiendo pagar el foreiro al forista una indemnización para poder quedarse con las tierras que trabajaba. Otra posibilidad era alquilar las tierras; pero en este caso, el contrato era temporal (generalmente por 9 años) y el arrendatario no adquiría ningún derecho sobre la propiedad. Lo mismo sucedió en el caso de los caseiros, que compartían la gestión de la tierra con el propietario, repartiéndose entre ellos los productos generados (a la mitad, en tercios o según lo acordado). Así es cómo se mantenían los pazos. Así y tejiendo redes sociales y matrimoniales que tenían como objetivo incrementar el poder político y económico de la familia hidalga.

Pazo de Albariña

Pazo de Albariña

El Pazo do Cotón fue construido en época moderna, pero se cree que sus orígenes son medievales. En la planta baja se encuentran las estancias secundarias (cocina, bodegas…), en la planta principal los salones y en la tercera planta los dormitorios. La vivienda está conectada con la Capilla de San Mauro por una galería de piedra que se asienta sobre tres arcos de medio punto. Bajo los arcos discurre la Carrera de San Mauro, el Camino de Fisterra, el antiguo Camino Real y, muy probablemente, la calzada romana. Si miras hacia arriba verás el piso de madera de la galería.

Pazo do Cotón

La fachada principal del pazo es de estilo barroco. Se orienta hacia los jardines, organizados en diferentes niveles o sectores, cada uno con su propia personalidad, y conectados entre sí por escalinatas o rampas. De las fachadas cuelgan los escudos de las familias propietarias: Mariño, Lobeira, Saavedra y Luaces.

Todos los domingos se celebra una feria alrededor del pazo. Puedes comprar ropa, zapatos, frutas, embutidos, quesos, plantas, algunos muebles e incluso ganado porcino. A pesar del paso del tiempo, el pazo sigue siendo el centro de actividad del pueblo. Las casetas que se disponen paralelas a la Carrera de San Mauro fueron construidas hacia 1950 por el ayuntamiento, también con fines comerciales. Algunas de ellas todavía siguen activas.

Mirador do Cotro

Necesitas un coche para el viaje que aquí te proponemos, pero si tus pies te piden un descanso, ¡aprovecha porque no te arrepentirás!

El Mirador do Cotro, tiene más de 500 metros de altura y ofrece unas vistas espectaculares de la ría de Noia y más de 20 municipios. Desde este punto se divisa el Estuario del Tambre, Sitio de Interés Comunitario (LIC) de 1.581 ha y que cuenta con aves en peligro de extinción como el escribano palustre (Emberiza schoeniclus), según el Catálogo Gallego de Especies Amenazadas.

Se puede ver a lo lejos la ciudad de Compostela y algunos de los picos clave del imaginario gallego, como el Pico Sacro o el Monte Pindo.

Reconocerás el Pico Sacro por su forma puntiaguda. Está ubicado en el Ayuntamiento de Boqueixón. Según la leyenda, los discípulos que llevaban el cadáver del Apóstol Santiago a Compostela solicitaron una audiencia ante la reina Lupa, gobernante pagana de la región, para que les facilitara el paso. Sin embargo, los envió al Pico Sacro convencida de que el dragón que habitaba en él los mataría. Pero no fue así; los discípulos se persignaron al verlo y esto acabó con él. Ante el milagro, la reina Lupa y sus súbditos se convirtieron al cristianismo.

El Monte Pindo abarca 4.629ha de terreno en el límite entre los municipios de Carnota, Mazaricos, Cee y Dumbría. Es un macizo granítico de casi 630 m de altura, también fácil de reconocer. Forma parte del Espacio Natural Carnota-Monte Pindo, Lugar de Importancia Comunitaria incluido en la Red Natura 2000. Allí crece el roble enano (Quercus lusitanica Lam), único hábitat de Galicia, especie vulnerable según el Catálogo Gallego de Especies Amenazadas.

En este caso, las leyendas lo vinculan a nuestro pasado galaico. Hablan de mouros, druídas, héroes celtas… que se asocian con formas antropomorfas dibujadas por la erosión en sus rocas. Pero aquí también se documentan leyendas de la tradición jacobea, como la del tesoro escondido de la reina Lupa.

El Papel de PEFC

Espacios Forestales Protegidos

Galicia, gracias a su situación geográfica y su orografía, cuenta con un patrimonio natural incomparable de excepcional valor, que es una de las principales señas de identidad de nuestra comunidad y requiere su adecuada conservación para satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras.

La Red Gallega de Espacios Naturales Protegidos representa el 13% de la superficie total de Galicia. Incluye aquellas áreas naturales que cuentan con un régimen de protección especial bajo las distintas normativas autonómicas, estatales o comunitarias así como convenios internacionales.

Estos espacios naturales engloban los ecosistemas más representativos y significativos del territorio gallego: costas y rías, lagunas, ecosistemas fluviales, montañas de interior, “fragas” y “devesas” (montes poblados de distintas especies caducifolias que generalmente crecen de forma espontánea, líquenes.. y con gran diversidad de fauna), etc. La normativa autonómica de protección está recogida en la Ley 5/2019, de 2 de agosto, del patrimonio natural y la biodiversidad de Galicia. Haga clic aquí para ver el mapa de áreas protegidas de Galicia.

PEFC promueve y fomenta entre los propietarios el nivel de conocimiento de la legislación de las áreas protegidas ubicadas en su territorio, incluyendo su identificación, registro cartográfico y afecciones en el de plan de gestión del monte.

Promover los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales de los espacios protegidos y fomentar la firma de acuerdos específicos con los propietarios es uno de los objetivos de PEFC, para así facilitar la sostenibilidad en la gestión forestal.

Uso Recreativo del Monte

La conservación del medio es una de las demandas de la sociedad actual, pero también existe una alta demanda social de un uso recreativo del monte, que aconseja la creación y mantenimiento de áreas destinadas a ordenar esta función en los espacios forestales, especialmente cuando se trata de montes de titularidad pública. La cantidad y calidad de estas infraestructuras son formas de medir los valores recreativos de la región.

PEFC promueve entre los propietarios y gestores forestales el conocimiento relacionado con la presencia de valores recreativos, paisajísticos, históricos, culturales y espirituales de los recursos forestales, así como las implicaciones que sus acciones puedan tener en la conservación de los mismos. También tiene como objetivo evaluar las externalidades que los propietarios forestales reciben de estos usos sociales.

3. Ponte Maceira
Subir
5. Vilaserío

Iniciativa promovida por el programa “O teu Xacobeo” de la Xunta de Galicia