En Galicia, el 97% de la propiedad forestal es privada, de la cual el 64% está en manos de particulares y el 33% pertenece a Comunidades de Montes Vecinales en Man Común. Solo el 3% de la superficie forestal es de propiedad pública.

En tu Camino a Fisterra, el municipio de Mazaricos es el que cuenta con un mayor número de Montes Vecinales, y en uno de ellos se encuentra el Mirador de Corzón. Desde el mirador verás diferentes especies arbóreas, actividades y trabajos que se realizan en el monte, así como un amplio panorama del Embalse da Fervenza, en torno al cual discurren varias rutas que te permitirán conocer la fauna y vegetación asociada a este lugar.

La certificación forestal PEFC pone en valor la gestión forestal sostible que realizan propietarios y xestores de monte

La propiedad del monte
Montes Vecinos. Mirador de Corzón
Embalse da Fervenza
El papel de PEFC
Volver al mapa

La propiedad del monte

Galicia es una Comunidad Autónoma con importantes aptitudes forestales. De hecho, es una de las pocas en las que se puede hablar con propiedad de la existencia de un auténtico sector forestal. Dos tercios de la superficie gallega se consideran forestales.

n Galicia existen tres tipos básicos de propiedad forestal: los montes públicos (del Estado, de la Comunidad Autónoma o de Entidades Locales, clasificados como de Utilidad Pública o no), los montes vecinales en man común (de propiedad privada y colectiva) y los montes privados (de carácter privado individual).

Es de destacar que la mayor parte de la propiedad de las tierras forestales, más del 97%, son montes privados y vecinales en man común, alcanzando los 2 millones de hectáreas de bosque.

El número de propietarios privados supera los 650.000, con una superficie media de aproximadamente 2-3 hectáreas fragmentadas a su vez en distintas parcelas, lo que complica enormemente la gestión profesional. En cuanto a las comunidades de montes vecinales, hay más de 3.300 propietarios, que poseen alrededor de 700.000 hectáreas con un área promedio de 220 hectáreas por monte.

Las asociaciones forestales son especialmente importantes en nuestro territorio, brindando asesoría y múltiples servicios a propietarios privados y montes vecinales. Algunas de las asociaciones de propietarios presentes en Galicia fueron pioneras en los procesos de organización de propietarios en el sur de Europa. Otras iniciativas relevantes son las asociaciones de comercialización de madera.

Los montes vecinales. Mirador de Corzón.

El Mirador de Corzón se ubica en el monte vecinal en man común de Corzón, por lo que consideramos que debes saber qué es un monte vecinal.

Son aquellos que, independientemente de su origen, sus posibilidades productivas, su uso actual y su vocación agraria, pertenecen a grupos vecinales en calidad de grupos sociales y no como entidades administrativas, que lo han venido utilizando habitualmente y sin asignación de cuotas, ya que la titularidad recae en el colectivo y no en las personas concretas que en un momento determinado viven en el lugar.

La propiedad es de carácter privado y colectivo, y corresponde a todos los residentes, con casa abierta y residencia habitual en las entidades de población a las que tradicionalmente se ha adscrito su uso, y que han venido realizando alguna actividad relacionada con ellos.

Os montes veciñais contan con superficies que permiten a diversificación de producións e usos: madeira, pastos, leñas, cogomelos, mel, recreo, caza, protección e posta en valor do patrimonio cultural, conservación ambiental, paisaxe… cumpren as súas múltiples vertentes: social, económica e ambiental. 

Los montes vecinales son una propiedad indivisible, inalienable, imprescriptible e inembargable.

Según datos del Registro MVMC, en la actualidad existen 3.312 montes así clasificados, que suman 664.230 ha, pero su distribución no es homogénea en las 4 provincias gallegas, siendo Ourense la que tiene el mayor número, con un porcentaje del 39,2%, y la provincia de A Coruña, con solo un 9,1%.

La media de comuneros por monte vecinal es de 44, alcanzando un total de 122.734 comuneros en toda Galicia.

Los montes vecinales cuentan con superficies que permiten la diversificación de producción y usos: madera, pastos, leña, setas, miel, recreo, caza, protección y puesta en valor del patrimonio cultural, conservación ambiental, paisajística… Cumplen sus múltiples vertientes: social, económica y ambiental.

En el entorno del mirador de Corzón, se pueden visitar las necrópolis de Mámoas de Pedras Miúdas y Castelo.

La presencia de elementos patrimoniales y un terreno rocoso hace que el monte no tenga una elevada superficie arbolada, con el pino como especie principal, aunque también puedes observar acebos que crecen de forma espontánea.

En los últimos tiempos, además del aprovechamiento forestal, se buscan otros usos y beneficios para que los vecinos se vinculen al monte, como los cotos micológicos en los que se regula la recolección de setas poniendo en calor este recurso y evitando la sobreexplotación, o los apiarios, que también puedes ver aquí.

El uso de la resina también está cobrando impulso en Galicia, siendo un complemento económico para la comunidad vecinal, crea nuevos puestos de trabajo directos e indirectos y fija población local.

La introducción del silvopastoreo en los montes vecinales, en muchos casos, está siendo fundamental para el control de la vegetación y la biomasa forestal. Caballos, cabras, vacas… son clave en la prevención de incendios (desempeñando cada especie su papel) como medida complementaria a las actividades silvícolas, las franjas de biomasa y la creación de cortafuegos.

Desde el mirador parte una ruta ornitológica circular de 20 km de longitud, que discurre en parte por el Camino de Fisterra, y luego se dirige al Monte de Aro (donde se han instalado unos prismáticos panorámicos) y a la propia presa. En paneles y códigos QR distribuidos a lo largo del camino encontrarás información sobre las aves y la vegetación de la zona.

Encoro da Fervenza

El Embalse da Fervenza fue construido en 1966 para el aprovechamiento hidroeléctrico del río Xallas, entre los municipios de Dumbría y Mazaricos. Antes de su existencia, la energía se obtenía adaptando una dinamo de corriente continua a la rueda hidráulica de un molino, impulsado por el agua del río. La transmisión de la energía producida estaba limitada a distancias cortas, por lo que solo permitía electrificar los núcleos de población más cercanos, destinándose principalmente al sistema de alumbrado público. Así ocurrió en O Logoso (una pequeña aldea situada poco antes de la bifurcación donde debes elegir si ir a Muxía o directamente a Fisterra), aunque muchos de sus vecinos rechazaron el servicio por temor a que sus casas se incendiaran.

El embalse ocupa una superficie de 1.250ha, tiene una capacidad de 103hm3 y la presa alcanza los 27m de altura y 127m de longitud. Su construcción cambió radicalmente la vida de los habitantes de esta zona, pues inundó pueblos enteros y grandes extensiones de cultivos y monte, variando incluso el clima, ahora más húmedo y brumoso. Pero también se ha convertido en refugio de una gran diversidad de aves, que buscan sus tranquilas aguas. Se pueden ver mazaricos, somormujos lavanco, porrones europeos y moñudos, cormoranes y garzas, milanos negros, pinzón real o escribanos palustres.

Aguas abajo, hay tres embalses más: Ponte Olveira, Castrelo (desde donde puedes ver la siguiente parada que te aconsejamos) y Santa Uxía; este último para uso urbano, no industrial como los demás.

En la localidad de Ézaro, el río Xallas desemboca directamente en el Océano Atlántico, en una caída libre de más de 100 m; es la única cascada de toda Europa que lo hace, por lo que te recomendamos que te acerques allí en cuenta puedas. Y si quieres visitar más cascadas espectaculares, el Ayuntamiento de Mazaricos acaba de poner en marcha la Ruta das Fervenzas, que te lleva a Gosolfre, Fírvado, Noveira, Vioxo-Chacín y Santa Locaia, a través de densos robledales y vegetación autóctona.

El Papel de PEFC

La certificación da Gestión Forestal Sostenible proporciona numerosos beneficios a sus propietarios y gestores

La gestión forestal es un proceso a largo plazo y los resultados de las buenas prácticas a menudo solo se ven después de décadas. La certificación forestal PEFC pone en valor la gestión forestal sostenible realizada por propietarios y gestores, siendo avalada por un tercero independiente. Además, la certificación PEFC está perfectamente adaptada a nuestros montes, por contar con un Sistema Español de Certificación Forestal, creado por y para los silvicultores, propietarios y gestores forestales españoles. Este sistema nacional también cumple con los requisitos internacionales más estrictos.

Certificación adaptada a las pequeñas superficies

La Certificación de Gestión Forestal PEFC se adapta perfectamente a los propietarios de pequeñas superficies forestales, así como a las propiedades forestales familiares, haciéndola accesible para todos, prestando especial atención a las necesidades específicas, los costos y las estructuras operativas de los propietarios forestales privados, las familias y las comunidades locales.

Las modalidades de certificación agrupada, tanto Regional como Grupal, contemplan la adhesión de múltiples propietarios en un certificado, lo que hace que la certificación sea alcanzable y práctica.

Nuestras CIFRAS.

De los 42.000 propietarios y gestores forestales certificados en España, más de 33.000 son gallegos.

SOLO 5 PASOS PARA CERTIFICAR TU MONTE

  • 1. Tener un Plan de Gestión aprobado por la administración competente o avalado por un Colegio Oficial de Montes/Forestales.

    Un Plan de Gestión es un documento o conjunto de documentos que individual o colectivamente establece la gestión forestal de una unidad de gestión o grupo de unidades de gestión, sobre el cual el administrador o administradores tienen control.

  • 2. Realizar una Gestión Forestal Sostenible de acuerdo con la Norma Nacional UNE 162.002 de Criterios e indicadores de Gestión Forestal Sostenible.

    La Norma UNE 162.002 es una norma nacional, adaptada a la realidad territorial del monte español, y que contempla la multifuncionalidad del mismo. Incluye numerosos indicadores englobados en los 6 criterios de sostenibilidad: biodiversidad, funciones productivas, mitigación del cambio climático, salud y vitalidad de los bosques, funciones protectoras de los bosques y aspectos socioeconómicos.

  • 3. Solicitar tu certificado

    3.1 Solicita la adhesión a un certificado existente

    Deberá sconocer los requisitos, así como los derechos y deberes para adherirse a un certificado de grupo o regional. El 70% del área nacional certificada está dentro de un certificado regional, y más del 75% de los propietarios y silvicultores certificados están agrupados en un certificado de grupo.

    3.2 Solicite un Certificado de Gestión Forestal Sostenible

    Si no te has unido a un certificado existente, puede crear una nueva entidad solicitante y obtener tu propio certificado, individual, grupal o regional.

  • 4. Colaborar con los procesos de auditoría.

  • 5. Obtener el Certificado de Gestión Forestal Sostenible y la licencia de uso de la marca PEFC.

    Después del proceso de auditoría, el organismo de certificación otorga el Certificado de Gestión Forestal Sostenible a la entidad solicitante en la modalidad que corresponda. Finalmente, PEFC España o PEFC Galicia (en nuestra Comunidad) otorga una licencia de marca con un número específico, asociado al certificado de Gestión Forestal Sostenible otorgado por el organismo de certificación.

5. Vilaserío
Subir
7. Olveiroa

Iniciativa promovida por el programa “O teu Xacobeo” de la Xunta de Galicia